delito

El Gobierno y la protección de los derechos de autor

Posted on

El pasado viernes el Consejo de Ministros analizó el anteproyecto de reforma de la Ley de Propiedad Intelectual, pero mientras afirman que esperan tenerla aprobada para el próximo otoño a los usuarios nos surgen muchos interrogantes:

¿Qué es la Sección Primera de la Comisión de la Propiedad Intelectual?

Es la entidad administrativa sobre la que han recaído más funciones nuevas con este cambio legislativo. Es un órgano colegiado dependiente del Ministerio de Cultura e integrado por cuatro vocales, “profesionales de reconocido prestigio” que no tienen por qué ser funcionarios.

¿Cuál es la función de la Sección Primera?

Su trabajo consiste en mediar si los agregadores como Google News no llegan a un acuerdo sobre el concepto y el alcance de la compensación equitativa a los editores de contenidos. También aparece en escena si las entidades de gestión no logran en el plazo legal previsto de cinco meses crear un organismo privado que sirva de ventanilla única a los usuarios de contenidos sujetos a derechos de autor.

Google News Redesign June 30 2010 AM PT

También puede controlar las tarifas que imponen las entidades de gestión, aunque esa gestión no puede efectuarse por iniciativa propia, sino solo cuando medie conflicto.

¿Qué sucederá con los usuarios?

Las medidas de lucha contra la piratería recogidas en el anteproyecto no se dirigen en ningún caso contra los usuarios. Los perseguidos por la nueva LPI son aquellos que masivamente y con fines lucrativos faciliten sin autorización contenidos sujetos a derechos de autor. También aquellas webs de enlaces dedicadas a enseñar el camino a páginas que alojen contenido fraudulento, como los llamados ciberlockers.

¿Cometerán delito los usuarios por compartir enlaces fraudulentos?

Siempre que no se haga con ánimo de lucro, ni se cause un prejuicio económico no cometerán delito.

¿Habrá que pagar a los editores por compartir enlaces en las redes sociales?

No, son los agregadores de noticias los que están obligados a pagar a los editores, pero no los motores de búsqueda.